Sáb. Jun 15th, 2024

Hace poco asistí a una reunión de presentación de una marca de whisky, en la que estaban presentes varios influencers gastronómicos. Sin embargo, durante la cena, me sorprendió ver que algunos de ellos tenían muy poco conocimiento culinario y se limitaban a tomar fotos con sus móviles sin realmente saber lo que estaban comiendo. En varias ocasiones, confundieron el paté con el foie gras y no sabían distinguir entre alubias y judías, entre otros errores. Me resultó preocupante ver que, en muchos casos, estas personas tienen una gran influencia en las redes sociales y pueden influir en las decisiones de compra de sus seguidores, sin realmente saber lo que están recomendando. Como profesional gastronómico, creo que es importante que los influencers gastronómicos tengan un buen conocimiento de los alimentos y la cocina, para que puedan ofrecer una información más precisa y útil a sus seguidores.

Para evitar la confusión entre estos dos productos, es importante que los influencers gastronómicos tengan un conocimiento adecuado de los diferentes tipos de alimentos y productos que promueven en sus publicaciones. De esta manera, podrán transmitir información precisa y útil a sus seguidores y contribuir a fomentar una cultura gastronómica más informada y consciente.

La confusión entre el paté y el foie se debe principalmente a la apariencia similar de ambos productos, ya que ambos son pastas suaves y untuosas. Además, el paté a menudo se etiqueta como «paté de foie» aunque no contenga una cantidad significativa de hígado de pato o oca. Por otro lado, el precio más bajo del paté en comparación con el foie también hace que muchas personas opten por el primero sin conocer las diferencias reales.

Sin embargo, en términos gastronómicos, la diferencia entre el paté y el foie es clara. El paté es una pasta elaborada con hígado de varias especies de animales (no necesariamente aves) mezclada con otros ingredientes como carne, leche, especias y/o condimentos. Por otro lado, el foie es exclusivamente hígado de pato o oca, que ha sido sobrealimentado para aumentar su tamaño y contenido de grasa.

En resumen, aunque la apariencia del paté y el foie puede ser similar, su composición y sabor son bastante diferentes. El paté es una mezcla de hígados de animales y otros ingredientes, mientras que el foie es exclusivamente hígado de pato o oca sobrealimentado. La elección de uno u otro dependerá de los gustos personales y de la ética y valores de cada consumidor.

En cuanto a la confusión entre alubias o judías, puede ser común debido a que en algunos lugares se utilizan ambos términos indistintamente para referirse a la misma legumbre, mientras que en otros lugares pueden considerarse variedades distintas. Sin embargo, para un profesional gastronómico, es importante conocer las diferencias entre las distintas variedades de legumbres y cómo utilizarlas en la cocina, ya que cada una tiene características propias que influyen en su textura, sabor y capacidad de absorción de líquidos y sabores. De esta manera, se pueden aprovechar al máximo las propiedades de cada legumbre y crear platos únicos y deliciosos.

En la era de las redes sociales, los influencers gastronómicos han ganado una gran cantidad de seguidores y se han convertido en una fuente de inspiración y recomendaciones para aquellos interesados en el mundo de la cocina y la gastronomía. Sin embargo, a menudo se les critica por su falta de conocimientos culinarios y su enfoque en la imagen y el marketing en lugar de la calidad y la autenticidad de los productos y platos que promocionan.

Es cierto que los influencers gastronómicos tienen un papel importante en la difusión de la cultura culinaria y pueden ser una herramienta valiosa para descubrir nuevos productos, técnicas y tendencias en la gastronomía. Sin embargo, es importante que estos influencers tengan un conocimiento sólido de la cocina y los productos que promueven, para poder proporcionar información precisa y educativa a su audiencia.

En muchos casos, los influencers culinarios se enfocan en la estética y la presentación de los platos, en lugar de la calidad y la autenticidad de los ingredientes y la técnica culinaria. Esto puede llevar a la promoción de platos insípidos o poco saludables, o a la utilización de productos procesados o de baja calidad. Por lo tanto, es fundamental que los influencers culinarios se centren en la calidad y la autenticidad de los productos y platos que promocionan, para poder educar a su audiencia sobre la importancia de los ingredientes frescos y de calidad en la cocina.

Además, los influencers gastronómicos deben ser conscientes de la sostenibilidad y la responsabilidad social en la producción y consumo de alimentos. Deben promover el uso de productos locales y de temporada, el respeto por los animales y el medio ambiente, y la reducción del desperdicio de alimentos. De esta manera, pueden contribuir a la concienciación de su audiencia sobre la importancia de la sostenibilidad en la alimentación y la cocina.

En resumen, los influencers gastronómicos tienen un gran poder en la promoción y difusión de la cultura culinaria, pero deben tener un conocimiento sólido de la cocina y los productos que promueven para poder educar a su audiencia de manera precisa y efectiva. Además, deben ser conscientes de la sostenibilidad y la responsabilidad social en la producción y consumo de alimentos, para contribuir a una cultura gastronómica más responsable y sostenible.

Hay varios libros que podrían ser útiles para aprender a ser un buen crítico gastronómico.

Aquí te menciono algunos de ellos:

  1. «Cómo ser crítico gastronómico» de Santi Santamaría: Este libro es escrito por uno de los chefs más reconocidos de España, y ofrece una visión de su trayectoria como crítico gastronómico y cómo ha desarrollado su criterio.
  2. «Crítica Gastronómica» de AA.VV: Este libro es una compilación de textos escritos por varios críticos gastronómicos reconocidos, en los que se abordan distintos aspectos de la crítica gastronómica.
  3. «Comer, amar, mamar» de Anneka Manning: Este libro se enfoca en el desarrollo del paladar y en la apreciación de los sabores y aromas de los alimentos, algo fundamental para poder realizar una buena crítica gastronómica.
  4. «La cocina de la crítica» de Anton Ego: Este libro es una recopilación de artículos escritos por Anton Ego, el crítico gastronómico ficticio de la película «Ratatouille». A pesar de ser una obra de ficción, ofrece una visión interesante sobre la crítica gastronómica.
  5. «Cómo escribir sobre comida» de Dianne Jacob: Este libro se enfoca en la escritura y la comunicación, y ofrece consejos para redactar críticas gastronómicas efectivas y atractivas para el lector.
  6. «El crítico gastronómico perfecto» de Carlo Petrini y Andrea Petrini: este libro ofrece una guía completa para aquellos que desean convertirse en críticos gastronómicos de renombre, con consejos prácticos sobre cómo analizar y evaluar la comida y el servicio en un restaurante.
  7. «Cómo escribir sobre comida» de Dianne Jacob: este libro es una guía esencial para los escritores de comida, con consejos sobre cómo encontrar inspiración, cómo estructurar una crítica gastronómica y cómo desarrollar una voz única y auténtica.
  8. «La crítica gastronómica» de Luciano Pignataro: este libro explora la historia de la crítica gastronómica y ofrece consejos prácticos sobre cómo evaluar la comida y el servicio en un restaurante, así como sobre cómo desarrollar una crítica gastronómica convincente y persuasiva.
  9. «El buen gusto» de Rafael Ansón: este libro explora la importancia del buen gusto en la crítica gastronómica y ofrece consejos prácticos sobre cómo desarrollar un paladar sofisticado y cómo evaluar la calidad de la comida y el servicio en un restaurante.
  10. «Cómo catar un vino» de Jancis Robinson: aunque este libro se centra en la cata de vinos, ofrece valiosos consejos sobre cómo evaluar los sabores, los aromas y las texturas de los alimentos y las bebidas, lo cual es fundamental para cualquier crítico gastronómico.

Estos son solo algunos ejemplos, pero existen muchos otros libros que podrían resultar útiles para aquellos interesados en la crítica gastronómica.